Hombres de tinta roja

¿Qué era más importante en la Baja Edad Media, el triunfo de la fe divina o el del amor terrenal? Si se lo preguntasen a Enrique VIII seguro que respondería lo mismo 6 veces, una por cada esposa con la que contrajo matrimonio. Y es que entre estas dos cuestiones tan sencillas para muchos de nosotros, se debate la vida de Kate, la protagonista de La librera y el hereje, novela ambientada en Inglaterra durante el reinado de este rey tan promiscuo. En ella, Brenda Vantrease describe la lucha interna que existió entre la Iglesia y la Corona a través de la vida de traductores como William Tyndale y John Frith e impresores como John Gough y su hermana Kate, partidarios todos ellos de las traducciones de la Biblia al inglés.

Mientras el Protestantismo animaba a la traducción en lengua vernácula en Inglaterra y Alemania, con el Catolicismo ocurría todo lo contrario. Por esta razón, estas Biblias fueron perseguidas no solo en Inglaterra, sino también en los Países Bajos, Francia y España. En esta última, la traducción completa más antigua de la Vulgata (traducción de la Biblia al latín) data de 1569 de la mano de Casiodoro de Reina, nuestro Tyndale particular.

Y es que Casiodoro fue tan amante del Protestantismo como Enrique VIII y Ana Bolena, reyes que querían asegurarse el poder sobre Roma y su Imperio, pero sus vidas desembocaron en finales muy dispares a los de la La librera y el hereje en la novela de Vantrease.

Y es que la principal protagonista de La librera y el hereje es la Biblia, un libro que si buscamos bien en siglo XXI, podemos encontrarlo en 3D, 2.0 y personalizado con todo tipo de ilustraciones… Pero en esa época, solo el clero y diversos eruditos tenían acceso a las sagradas escrituras: el primer traductor que destacó fue John Wycliffe, que escribió un ejemplar traducido al que Kate guardó siempre un gran aprecio. Y aunque Wycliffe murió acusado de herejía póstuma, otros como Tyndale fueron perseguidos por la Iglesia y por el humanista Tomás Moro, obsesionado con los herejes. Un personaje cuya labor en Inglaterra se equiparaba a la Inquisición española y aunque víctimas sus numerosas quemas y persecuciones, las Biblias de Wycliffe, Tyndale y Casiodoro, sobrevivieron. Porque el poder de la tinta todavía sigue siendo más fuerte que el de las palabras.

¡La librera y el hereje sale a la venta el 20 de septiembre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>