Hasta pronto Riccarelli

riccarelli

Esta semana el mundo de la literatura se ha vestido de luto para despedir a Riccarelli Ugo. El autor italiano fallecía en un hospital de Roma tras permanecer un tiempo ingresado debido a una serie de complicaciones surgidas a raíz de un transplante de pulmón y corazón al que se sometió años atrás en Reino Unido. A sus 58 años, Riccarelli era uno de los grandes, un escritor de esos que es imposible parar de leer.

Obtuvo numerosos premios y reconocimientos a lo largo de su carrera entre ellos el Premio Strega, uno de los más prestigiosos de las letras italianas, por El dolor perfecto; novela que publicamos en MAEVA y en la que a través de la historia de dos familias, sus dramas, uniones, separaciones y descendencia, vemos desfilar casi un siglo entero de la historia de Italia .

Actualmente era finalista al Premio Campiello por su último libro L’amore graffia il mondo; galardón con el que ya se hizo  en 1998 con el título Un hombre que tal vez se llamaba Schulz. Tras el anuncio de la muerte del escritor los organizadores del certamen han convocado una reunión extraordinaria para decidir los pasos a seguir, ya que se trata de la primera vez que uno de los cinco finalistas al galardón fallece.

Nacido en Cirié, provincia de Turín, y de padres toscanos, Riccarelli se dedicó a lo largo de su carrera a la promoción cultural en el ámbito académico y el teatral. De este modo, además de escribir fundó un cineclub, un grupo teatral y hasta trabajó en una biblioteca pública. Como gran idealista, estaba convencido de que mediante la literatura se podían cambiar conciencias y movilizar a las personas y eso es lo que trató a lo largo de toda su vida.

Uno de los libros que le ayudaron a aumentar su popularidad en Italia fue Estramonio – nombre de una planta que brota cercana a la basura – , en la que con un estilo tierno y melancólico, el pequeño Estramonio cuenta sus vivencias como barrendero de su ciudad.

Aquellos que lo conocían y lo echarán, echaremos de menos lo definían como “un escritor sabio y elegante”, algo que nosotros corroboramos. Por ello, para que esta más que una despedida sea un hasta pronto queremos rendir homenaje a uno de los grandes de la mejor manera que sabemos: leyendo su obra.

¡Hasta pronto Riccarelli!

Fuentes: ideal.es /  repubblica.it

Imagen: agi.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>