Recuperamos La vida de Calabacín

hd - calabacin

El pasado domingo por la noche se entregaron los Globos de Oro, unos de los premios más importantes del cine y la televisión. ¿Y qué tiene que ver esto con la literatura?, os preguntaréis. Pues una de las películas nominadas, concretamente, como Mejor Película de Animación: “My Life as a Zucchini” (en español, La vida de Calabacín), basada en el libro Autobiografía de un calabacín de Gilles Paris y publicada en España por Ediciones Maeva en 2004.

zucchini

Es cierto que la película no ha ganado el premio (ooooh…), así que no podemos sumar el Globo de Oro a la larga lista de premios que sí ha ganado:

  • Mejor cinta animada en los Premios del Cine Europeo 2016
  • Mejor adaptación cinematográfica infantil-juvenil en los premios de la Feria del Libro de Frankfurt 2016
  • Mejor Película, Premio del Público en el Festival Internacional de Animación de Annecy 2016
  • Nominada a la Cámara de Oro a la Mejor Ópera Prima en el Festival de Cannes 2016
  • Nominada al Premio Sutherland en el Festival de Cine de Londres
  • Nominada (junto a Tony Erdmann y As I Open my Eyes) a los Premios LUX del Parlamento Europeo
  • Premio del Público en el Festival Internacional de Melbourne
  • Premio del Público a la Mejor Película Europea en el Festival Internacional de San Sebastián
  • Premio del Público en el Festival Internacional de Varsovia
  • Premio a la Mejor Película Infantil en el Festival de Cine de Zúrich
  • Elegida por Suiza como representante para los Oscar

Con motivo del lanzamiento de la película, hemos decidido darle una segunda vida a la novela de Gilles Paris publicándola en Embolsillo Young y renombrándola como La vida de Calabacín, haciendo coincidir la portada con la carátula de la película.

portada LA VIDA DE CALABACIN
Aunque Calabacín es un nombre extraño para un niño, su historia es universal. Tras la repentina muerte de su madre, Raymond, un simpático policía, lleva al niño a un orfanato donde inicia una nueva vida. En el que a partir de ahora será su hogar, conoce a una serie de niños peculiares que responden a su trágico destino con una férrea voluntad de encontrar la felicidad, traba nuevas amistades y conoce a una niña muy especial. Aunque al principio a Calabacín le costará adaptarse a este singular ambiente, con la ayuda de Raymond y de sus nuevos amigos, aprenderá a amar y a confiar en los demás.
.

El director de la película, Claude Barras, cuenta los motivos que le llevaron a realizar una adaptación cinematográfica de Autobiografía de un calabacín:

“Me enamoré perdidamente del libro de Gilles Paris, un coming-of-age tierno y poético. La historia y su tono me llevaron de vuelta a mi infancia y me recordaron mis primeras y emocionantes palpitaciones y salidas al cine. Con esta adaptación animada quería compartir con el público de hoy en día un poco de esas maravillosas y formativas emociones que educaron y dieron forma a mi vida. Pero esta película es también, y sobre todo, un hogar para todos los niños maltratados que intentan sobrevivir día a día. Calabacín, nuestro héroe, ha pasado por multitud de dificultades y, tras perder a su madre, cree que está solo en el mundo. Pero en su nueva vida en el hogar de acogida esto cambiará: tendrá un grupo de amigos en lo que de verdad puede confiar, se enamorará, y por qué no, será feliz algún día. Aún tiene muchas cosas que aprender en la vida. Este mensaje, simple y profundo a la vez, me parece esencial para transmitir a nuestros niños. El deseo de compartir este mensaje fue lo que me llevó a dirigir esta película de esta forma. “

“Quería adaptar el libro de Gilles Paris porque quería hacer una película sobre niños que se dirigiera a niños maltratados como remedio a los abusos que sufren día a día, una película de entretenimiento que te hiciera reír y llorar, pero sobre todo una película firmemente comprometida que pasa aquí y ahora y te habla sobre la fuerza de adaptación entre un grupo de amigos. Una película que abogara por la empatía, camaradería, tolerancia y confidencias.
En el cine contemporáneo los orfanatos se han representado desde siempre como lugares de abuso, y el mundo exterior como la libertad (Los 400 golpes, Los chicos del coro). En La vida de Calabacín eso se invierte: el abuso se sufre en el exterior y el orfanato es un lugar de apaciguamiento y reconstrucción. Esto es lo que hace su narrativa clásica y moderna a la vez.”

¿Sois de los que piensan que siempre es mejor el libro que la película? No son incompatibles, así que os animamos a ver, a leer y a comparar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>