Charlando con Lisa Owens

lisa owens blog

¡Hola lectores! Os hablamos mucho de nuestras novelas, de su ambientación y de sus personajes, en muchas ocasiones dejando al margen al elemento más importante de su creación: el autor (o, como en este caso, la autora). Hoy en yoleomaeva os invitamos a conocer un poco más a Lisa Owens, autora de nuestra novela más fresca y divertida: ¿Y ahora qué?

“El factor del día a día era muy importante para mí”

lisa owens
Foto: Alexander James
Entrevista a Lisa Owens en BookPage.
Traducción y adaptación de Ediciones Maeva.

El debut de Lisa Owens, ¿Y ahora qué?, ha estado en muchas listas de los libros más esperados; tantas que hemos perdido la cuenta. Ahora, la espera para esta ingeniosa, desternillante y conmovedora novela sobre Claire, una milenial en búsqueda desesperada de su trabajo ideal (si es que existe), ha llegado a su fin. Lisa Owens responde algunas preguntas acerca de los problemas que enfrentan los milenials, la búsqueda de su trabajo soñado y mucho más.

¿Dónde encontraste la inspiración para ¿Y ahora qué??
El tema del trabajo era algo que llevaba pensando un tiempo. No como protagonista de una novela necesariamente, sino como una preocupación recurrente que he notado a mi alrededor. Muchos de mis conocidos empezaban a cuestionarse si los trabajos en los que habían acabado (o a los que se aferraron gustosamente) al salir de la universidad podrían no ser los que desean tener durante el resto de su vida laboral. En el momento en que empecé a escribir no tenía ni idea de si sería suficiente como para escribir un libro (y debo decir que ¿Y ahora qué? trata también sobre otras cosas –familia, relaciones largas, vida en la ciudad–) pero sabía que no había leído nunca algo que tratara esta sensación en particular: sentir que has terminado en el lugar equivocado, y no saber cómo solucionarlo.

Los milenials suelen tener mala fama en los artículos de opinión. ¿Era importante para ti humanizarlos y ahondar en sus problemas diarios en el mundo actual?
Cuando estaba escribiendo el libro, realmente no pensé en Claire como milenial, sino como alguien atravesado una crisis personal muy particular. Me ha sorprendido gratamente que tanto lectores más mayores como gente de mi edad se haya identificado con Claire a distintos niveles.
El factor del día a día era muy importante para mí: me encanta cuando la ficción trata la vida diaria tal y como se vive, y quería construir una historia centrada en esos pequeños detalles que adornan las semanas, meses y años –comidas con tus padres, noches en casa con tu pareja, ir al supermercado…– que pueden, en su propia medida, ser tan relevantes e importantes como los momentos grandes y dramáticos como nacimientos, muertes y matrimonios.

Dejaste tu propia carrera en el mundo de la publicidad después de seis años para dedicarte a la escritura. ¿Cómo te enfrentas a la presión de encontrar tu trabajo ideal, y qué consejo le darías a aquellos que se encuentran en una situación semejante?
Quizá estoy imponiendo la narrativa a mi propia experiencia a posteriori, pero creo que, si soy verdaderamente sincera, siempre quise escribir, y trabajar en publicidad era una situación ideal mientras acumulaba el coraje necesario para dar el salto (y poder pagar las facturas mientras tanto). Aunque a medida que la carrera sufre cambios, no tiene por qué ser tan dramático.
A cualquiera que se encuentre en una situación similar, le sugeriría intentar acercarse al trabajo de sus sueños poco a poco si es posible: yo hice un curso nocturno de escritura creativa antes de dejar mi trabajo para dedicarme a hacer un máster a tiempo completo, y luego tomé la decisión de intentar acabar mi novela. Necesitaba saber si de verdad podía adaptarme a ese estilo de vida y ponerme las pilas con las fechas límite. Los cursos fueron muy útiles para mostrarme que podía hacer ambas cosas.

Gran parte de la novela se desarrolla en una especie de monólogos interiores en forma de anécdotas que destacan aún más la mentalidad milenial y sus aceleradas vidas. ¿Tomaste conscientemente esta decisión o sucedió de forma natural durante el proceso de escritura?
La primera semilla del libro surgió de un documento que había guardado durante un tiempo compuesto por fragmentos y observaciones: no eran ideas completamente desarrolladas, sino retales de diálogo e imágenes. Un día le eché un vistazo y me di cuenta de que todos compartían el mismo tono, así que empecé a desarrollarlos en viñetas y a experimentar con cómo organizarlas. La narradora, Claire, surgió bastante rápido, y sus circunstancias (sin trabajo, sin objetivos, deambulado por la ciudad) pronto se hicieron claras cuando me pregunté a mí misma: ¿quién iba a tener tiempo para darse cuenta de estas cosas? La estructura de viñetas parecía entrelazar bien el tema del trabajo / propósito en la vida y la voz de la protagonista: la de alguien que no encuentra su camino ni propósito, pero que lo busca desesperadamente.

Claire es un personaje con el que es sencillo conectar cuando se trata de sus grandes preguntas y cuando concierne a su carrera y sus momentos reflexivos del día a día, pero hay muchos momentos donde su actitud conduce a situaciones dolorosamente divertidas.
El humor en la literatura a menudo se menosprecia tratándolo como poco literario, pero algunos de mis autores favoritos —Lorrie Moore, Lydia Davis, Mary Robison, George Saunders— escriben con mucho ingenio además de con humanidad. Cuando me di cuenta de que ¿Y ahora qué? tenía un tono cómico, decidí abrazarlo en vez de huir de él. Soy una gran fan de la comedia en general, así que en cierto modo no es sorprendente que parte de eso se haya filtrado e mi escritura.

¿Y ahora qué? estuvo involucrado en una subasta editorial bastante importante. ¿Cuáles han sido los momentos más emocionantes e inesperados hasta ahora en tu primera experiencia editorial?
La subasta en sí misma fue la experiencia más increíble y surrealista que he vivido. Conocer a los editores y escucharles hablar sobre algo que yo había escrito como un libro viable fue como un sueño hecho realidad. El primer acuerdo fue, extrañamente, uno extranjero, para los derechos en danés –recuerdo haber pensado en aquel momento: “bueno, si no se vende en inglés, simplemente me mudaré a Dinamarca”. Hablar con los editores (en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá) que finalmente compraron el libro fue muy especial: entendieron perfectamente lo que estaba intentando hacer. Fue muy gratificante que, después de 18 meses encerrado en la biblioteca, la gente respondiera con tanta pasión a lo que a veces parecía una auténtica locura.

¿A qué autores recurres en busca de inspiración? ¿Influye también la cultura popular en tu escritura?
Los autores que he mencionado antes (Lorrie Moore, etc.) aparecían de la nada en varias ocasiones mientras escribía –cada uno de ellos tiene un estilo atractivo y singular; los días en los que me costaba escribir cogía sus libros para ayudarme a encontrar el camino de vuelta a la base de lo que estaba intentando conseguir. También me gustan mucho A.M. Homesand y Ben Lerner.
Y hablando de cultura popular, definitivamente The Office (la versión británica) y Seinfeld fueron muy inspiradoras en cuanto a la forma en la que afrontan la apatía y las minucias, respectivamente. En cuanto a la música, el himno de este libro fue la canción Helplessess Blues de Fleet Foxes, que parecía acceder a las mismas preguntas a las que Claire se enfrenta: ¿cuál es mi lugar en el mundo? ¿Por qué nadie me dice cuál es? Solía escucharla cuando iba a la biblioteca para escribir. Lena Dunham, Noah Baumbach y Greta Gerwig también trabajan temas similares sobre la vida y las metas modernas: vi su trabajo mientras escribía y sentía una afinidad real en cuanto a sus preocupaciones.

¿En qué estás trabajando ahora?
¡Buena pregunta! Tengo un bebé y estoy a punto de tener otro, así que de repente todo el tiempo que tenía para escribir y leer y pensar ha desaparecido de forma no-tan-misteriosa. Sé que quiero escribir otra novela, pero si me preguntas dentro de un tiempo seguramente podré responder algo más concreto. Mientras tanto, digamos que estoy trabajando en ser una buena mamá.

Tengáis o no la edad de Claire, ¿Y ahora qué? es una novela fresca y divertida para disfrutar del fin de semana.
¿Os apuntáis a devorarla con nosotros?

¡Feliz lectura!


portada Y AHORA QUE

¿Y ahora qué?

Claire, una joven de veintitantos, se toma un año sabático para hallar su propósito en la vida, pero al poco tiempo se da cuenta de que no tiene ni idea de cómo encontrarlo. Mientras que a su alrededor todos parecen tener sus vidas bajo control, ella se ve sofocada por tanta presión. Sin las distracciones propias de la rutina, Claire se enfrenta a lo mejor y a lo peor de sí misma. Desarrolla su lado más atento y amable visitando a su abuela; cocina para su novio médico, Luke, que está deseando conocer cuál será el próximo paso de Claire; se pelea con su madre por teléfono… El resultado es el retrato de una joven heroína cuyas imperfecciones y gran sentido del humor ponen de relieve lo que nos hace tan parecidos los unos a los otros. Como era de esperar, Claire no solucionará los grandes interrogantes de la vida, pero sí aprenderá a enfocar su futuro desde otro punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>