“Un pequeño himno a unas mujeres excelsas”

post - mujeres

Así es como Frank McCourt comienza sus agradecimientos en Las cenizas de Ángela. Sus agradecimientos personales a las mujeres de su vida y a las que hicieron posible el éxito de sus memorias.

R’lene Dahlberg atizó las ascuas. Lisa Schwarzbaum leyó las primeras páginas y me animó. Mary Breasted Smyth, que también es novelista y muy elegante, leyó el primer tercio del libro y lo hizo llegar a Molly Friedrich, que se convirtió en mi agente y que opinó que Nan Graham, editora jefe de la editorial Scribner, sería la persona ideal para poner en marcha el libro. Y Molly tenía razón.
Mi hija Maggie me ha enseñado que la vida puede ser una gran aventura, y los momentos exquisitos con mi nieta Chiara me han ayudado a recordar el sentimiento de asombro de un niño pequeño. Mi esposa, Ellen, escuchó mi lectura del libro y me animó hasta la última página.
Me siento bendito entre los hombres.

Pero en la vida del pequeño Frankie McCourt, mucho antes de que estas mujeres formaran parte de su vida, hubo otras mujeres que le marcaron, que marcaron su infancia y adolescencia y cuyo papel jugó en su vida un papel importante. Las memorias de Frank McCourt son, en gran medida y tal como su título indica, un homenaje a su madre, Ángela. Este es nuestro pequeño himno a Ángela, Margaret, Theresa Carmody y Patricia Madigan, la abuela Sheehan, la tía Aggie, la señora Finucane y todas las mujeres que en algún momento tuvieron influencia sobre la vida de Frankie McCourt.

Margaret, la muy deseada hija de Ángela, trae la alegría a todos los miembros de la casa, para arrebatársela muy poco tiempo después al morir. Tras su pérdida deciden regresar a Irlanda en busca de una vida aún más miserable que de la que tienen en Nueva York. Y, a pesar de todos los hijos que vienen después (bien consigan sobrevivir o no), la muerte de Margaret supone un golpe para Ángela del que nunca llega a recuperarse.

Captura de pantalla 2017-12-12 23.35.39

La tía Aggie y la abuela Sheehan son la otras mujeres de la familia de Frankie. Ambas se muestran duras con Ángela por las decisiones que ha tomado en su vida (como la de casarse con uno de Irlanda del Norte o la de tener un hijo tras otro), pero en los momentos de verdadera necesidad, están ahí para su familia. La tía Aggie, que trata realmente mal a Frankie por parecerse tanto a su padre, llega a endeudarse para poder comprarle a Frank un traje para su primer trabajo.

Captura de pantalla 2017-11-21 18.10.11Captura de pantalla 2017-11-21 18.10.34

Frank, lector empedernido, descubre un mundo más allá de las vidas de los santos gracias a Patricia Madigan. Esta chica, que se encuentra en la habitación contigua a la de Frank cuando este permanece en el hospital, le recita un poema a través de la pared… pero muere antes de poder terminarlo.

Theresa Carmody tiene fama entre los chicos de correos por ser una “chica fácil”: tiene la tisis y parece querer vivir al máximo lo poco que le quede de vida. Theresa es el primer amor de Frank y con quien tiene su primer encuentro sexual. Al morir ella poco después, Frank se martiriza pensando que la ha condenado al infierno por haber cometido ese pecado. A pesar de los hermanos y familiares que Frank ha perdido a lo largo de su vida, ninguna muerte le afecta tanto como la de Theresa.

Captura de pantalla 2017-11-24 19.28.37

La señora Finucane, gracias a quien de una forma más o menos honrada Frank consigue embarcarse rumbo a Estados Unidos, es la prestamista emplea a Frank para escribir cartas amenazantes a aquellos que le deben dinero y, cuando este la encuentra muerta en su casa, se queda con parte de su dinero y tira su libro de deudas al río Shannon, para que las deudas de los ciudadanos de Limerick mueran con ella.

Esperamos que, si aún no lo habéis hecho, no perdáis la oportunidad de conocer la historia de Frankie McCourt y a las mujeres que marcaron su infancia antes de las que marcaron su vida adulta.

Feliz lectura

.

*Las fotos que acompañan este post son fotogramas de la adaptación cinematográfica de Las cenizas de Ángela, dirigida por Alan Parker en 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>