Hoy presentamos… Las chicas del coro

blog CHICAS

¡Hola lectores! Hoy os presentamos una de nuestras Grandes Novelas, una historia cautivadora, reconfortante y divertida, repleta de British charm. Con las historias que le contaba su abuela y los testimonios de la época como inspiración, la autora relata a cuatro voces la vida de las mujeres en el medio rural inglés durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy presentamos…

Las chicas del coro

portada LAS CHICAS DEL CORO

En plena Segunda Guerra Mundial, las mujeres de un pequeño poblado de Kent siguen cantando.

A principios de 1940, los estragos de la guerra se hacen notar incluso en la pequeña población de Chilbury, en el condado de Kent. Con la mayoría de los hombres en el frente, el vicario decide cancelar los ensayos del coro, pero la directora, Primrose Trent, se opone a esta decisión y convierte el tradicional coro mixto en un coro formado solo por mujeres. Bajo su firme batuta, las chicas del coro siguen adelante, superan los desafíos propios del tiempo que les ha tocado vivir y hasta participan en un concurso del condado.
A través de la narración de cuatro mujeres del coro, que se alternan a lo largo de la novela, el lector sigue las idas y venidas de los habitantes de Chilbury. A pesar de las duras circunstancias propias de la guerra —racionamiento, cortes de luz, toques de queda, bombardeos—, habrá lugar para el amor, traiciones, disputas familiares y se revelarán secretos. Las protagonistas comprobarán hasta qué punto las creencias más arraigadas pueden ser puestas a prueba en tiempos difíciles.

catsLa autora

Jennifer Ryan es una escritora angloamericana que actualmente vive en Washington DC. Trabajó durante varios años como editora de libros de no ficción en Londres, y comenzó a escribir en su tiempo libre. Tras el nacimiento de sus hijos, finalizó Las chicas del coro, su primera novela, que está inspirada en las historias que le contaba su abuela y en archivos de la época.
www.jenniferryanbooks.com

.

Las emociones de la Guerra al desnudo en las páginas del diario de un ama de casa

por Jennifer Ryan

«En Agosto de 1939, cuando la Guerra se alejaba de ser una opción para convertirse en una realidad, un grupo de sociólogos y artistas invitaron a miembros del público británico a mantener diarios de su experiencia cotidiana durante la guerra y enviarlos a un repositorio central. Al principio, 485 personas comenzaron a hacerlo, aunque el número fue creciendo hasta llegar a algunos miles a medida que avanzaba la guerra, aportando una inesperada riqueza de testimonios personales de cuándo ocurrió, tal y como ocurría.

Probablemente el ejemplo más conocido y valioso es el diario de un ama de casa de 49 años, Nella Last. Su escritura es exquisita, pero es la profundidad y la crudeza de sus sentimientos sobre la guerra y lo que ocurre a su alrededor lo que hace de su diario una poderosa crítica de cómo las mujeres se impusieron durante esos años. Cuando comienza la guerra, Nella está recuperándose de una crisis nerviosa y tiene problemas de salud que la obligan a descansar cada tarde y a tomar aspirinas continuamente para sus dolores de cabeza. Pero a medida que se involucra en el Servicio de Mujeres Voluntarias, al frente de una cantina para las tropas, haciendo muñecos para el hospital, tejiendo, cosiendo, criando pollos, ayudando a otras mujeres a apañárselas con las bombas y el dolor… Nella recupera su espíritu y su salud, abandonando el reposo y las aspirinas.

También puede apreciarse cómo la Guerra cambia su relación con su marido, ya que ella empieza a tomar sus propias decisiones y a apartarse de su existencia reducida al hogar para ser una mujer emprendedora que ayuda a sobreponerse del esfuerzo de la guerra. Cada vez más a menudo no llega a casa al mediodía a tiempo para hacerle la comida, algo insólito al principio de la guerra. Al finalizar la Guerra, se da cuenta de que sus crisis nerviosas y enfermedades eran el resultado de que su marido nunca socializara, ni la dejara a ella hacerlo, y a su insistencia de que la única compañía que necesitaban era la del otro. Por mantenerle feliz y evitar las discusiones, ella lo había consentido. Pero, a lo largo de la guerra, había llegado a darse cuenta de que no necesitaba seguir haciéndolo. En sus propias palabras, decidió que “nadie volvería a provocarle una crisis nerviosa”.

Cliff, su hijo pequeño que va a la guerra, es su fuente principal de amor y de preocupaciones. Es desgarrador cuando se supone que va a volver a casa por Navidad pero se pone enfermo, y día tras día espera que cruce la puerta sonriendo, solo para decepcionarse una vez más. No resulta sorprendente que la primera escena de Las chicas del coro que escribí fuera la de una viuda, la señora Tilling, viendo cómo su único hijo se va a la guerra, esforzándose por aceptar el triste final de su infancia y el abrupto comienzo de un miedo aplastante a que le maten.

Me conmovió tanto el diario de Nella que quise escribir una novela que, en cierta forma, pudiera convertir en ficción su experiencia, haciéndola más accesible a un público más amplio. La novela capta cómo podía llegar a sentirse una mujer que vivió en una época tan increíble. Cómo se experimentaba el matrimonio, y cómo la guerra pudo cambiar la forma en la que pensamos sobre nosotros mismos y sobre la institución del matrimonio. Y esto es a lo que espero dar vida en Las chicas del coro.»

¿Os animáis a conocer a Las chicas del coro?

Feliz lectura

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>