Empezamos el verano de buen humor

playa-verano-cocteles-arena_704000214

¡Hola lectores! La primavera este año ha sido larga, muuuy larga. No hemos podido guardar los abrigos hasta hace muy poco pero, ahora sí que sí, el tiempo veraniego ha llegado ¡para quedarse! Ahora os lanzamos una pregunta: ¿pusisteis en práctica nuestros consejos para tener una primavera de buen humor? Si es así, seguro que han funcionado y empezaréis el verano con mucha más energía:

¿Es necesario prepararse para las vacaciones y para el sol? ¿Por qué debemos entrenarnos para desarrollar buen humor en una estación que está especialmente dedicada a él y cómo debemos hacerlo? Muchos amigos y pacientes anuncian a los cuatro vientos que esperan las vacaciones, que las necesitan como agua de mayo, que para ellos es el mejor momento del año. Cuando se muestran más sinceros, hablan también de las inquietudes que les provocan el verano y las pausas. ¿Es tan fácil prescindir de las costumbres laborales, de las relaciones y las amistades asociadas a nuestra profesión? ¿En qué ocuparemos el alma cuando dejemos de tener obligaciones?

Seguro que si vosotros también disfrutáis de vacaciones en verano y estáis deseando que lleguen lo antes posible, pensaréis que no necesitáis entrenar vuestro buen humor esta estación… pero os aseguramos que con los consejos y directrices de Todo el año de buen humor, ¡lo incrementaréis seguro!

BIENESTAR FÍSICO: alimentación y ejercicio

Hay dos maneras de comer: por placer o para saciar el apetito. En verano, tómate tu tiempo para disfrutar de cada uno de los elementos que hacen posible el momento de la comida; de los alimentos, pero también de la mesa, los cubiertos, el instante presente y la compañía. Así, te cargarás de emociones positivas y la calidad de la sensación remplazará la cantidad de comida en el plato. El tipo de alimentos también influirá en gran medida en tu estado de ánimo. Uno de los factores que inclinan la balanza hacia uno u otro lado es la cantidad de cinc, muy importante en nuestro buen humor. Algunos alimentos ricos en cinc son las lentejas, la yema de huevo o el arenque, así que una ensalada de lentejas y huevo duro es un plato ideal para disfrutar en verano. En el otro extremo se encuentran la comida rápida y las bebidas azucaradas, que disminuyen la serotonina. Una buena alternativa a los refrescos es el té:

refrescs

Y ¿qué es algo que inmediatamente asociamos al verano y a estar de buen humor? ¡El helado! Al disminuir la temperatura de la boca, sentirás placer y transformarás el frescor en emociones agradables. Pero el calor también nos quita las ganas de ejercitarnos. ¿Qué pasará en otoño si dejamos de ejercitarnos y nos dedicamos a comer helado? No es necesario agotarse para estar forma y de buen humor en verano. Con un poco de movimiento diario, aumentas las moléculas del buen humor con las que ya empiezas a estar familiarizado: la serotonina, la dopamina y las morfinas cerebrales. ¡Treinta minutos son suficientes!

BIENESTAR MENTAL: cultiva tus amistades y aficiones

Aprovecha las vacaciones de verano para “desintoxicarte” del móvil y las redes sociales. En vez de pasarte el día facebookcrastinando y perdiendo el tiempo revisando lo que publican tus amistades virtuales, aprovéchalo para afianzar las amistades a las que no ves durante el año por falta de tiempo o distancia y con las que tienes una falsa relación de cercanía a través de las redes sociales. Tu buen humor aumentará si les dedicas más atención a tus amigos de siempre, a tu familia y a la transformación de tus vínculos potenciales en nuevos encuentros reales. Además, el verano es una estación en la que los sentidos se despiertan y estamos más receptivos al amor y a la sexualidad: aprovecha para fortalecer tu relación de pareja y dedicarle el tiempo que el cansancio, el hogar o los hijos os restan durante el año. Y por la noche, modera tu tiempo de conexión. Tendemos a que lo último que hacemos antes de dormir es mirar el móvil y revisar nuestras redes sociales, pero la luz de la pantalla perturba el sueño, ya que envía señales equivocadas al cerebro. En vez de acostarte con el móvil bajo la almohada, déjalo un buen rato antes de irte a la cama: dormirás más y mejor, y estarás más descansado y despierto durante el día.

activs

Como ya hemos dicho, el verano es la estación en la que nos resulta más fácil sentirnos de buen humor. Aunque no a todo el mundo le resulta tan sencillo, así como mantenerlo una vez pasado el verano. ¿Sabes cómo puedes saber si una persona que está de vacaciones está de buen o de mal humor? Por su forma de interpretar lo que lo rodea. Alguien de mal humor suele interpretar las cosas negativamente. Decide cambiar tu estrategia de interpretación, y tus vacaciones se volverán rápidamente más agradables. Aprecia las cosas bonitas y que te hacen sentir bien que hay a tu alrededor en verano, para poder recordarlas el resto del año: fíjate en las sonrisas de las personas, en la naturaleza, en las expresiones de arte… Todo aquello que te parezca bello y digno de ser recordado. La naturaleza actúa como un antidepresivo sin efectos secundarios. ¿No os sentís felices y relajados al tumbaros en un parque, mirar hacia arriba y ver solamente árboles y un cielo azul y despejado? Por eso el verde y el azul son los colores del buen humor en verano; aumentan el sentimiento de bienestar y la autoestima.

El postre, la banda sonora

Escuchar música es, además de un secreto antiedad, un elemento que, combinado con tomar un helado, ayuda a mejorar nuestro buen humor en verano. Los investigadores que realizaron este estudio recomiendan piezas como Para Elisa, de Ludwig van Beethoven, si te gustan la música clásica y el piano romántico; Thunderstruck, de AC-DC, si crees que en verano no hay nada mejor que un rock para motivarse; o Suzanne, de Leonard Cohen, para tomarnos las cosas con calma y a cultivar un poco la nostalgia positiva.

Estas canciones están incluidas en nuestra lista de Música para el buen humor en Spotify:

Y como último consejo, uno muy importante de cara al post-verano. Aprovecha al máximo los días y noches de verano, pero intenta recuperar tu horario habitual los tres últimos días; basta con acostarte treinta minutos antes cada noche durante los últimos días de vacaciones. Así, a la vuelta, no te costará recuperar el ritmo matinal que te vuelve más productivo y te ayuda a estar de buen humor.

Por supuesto, llevar a cabo todas y cada una de estas recomendaciones cada día es muy posible, pero incorporando solo algunos de ellos a nuestra vida diaria… ¡buen humor garantizado!

Tarjetones buen humor_01

¿Cuál es nuestro consejo personal para pasar un verano de buen humor? Que hagáis clic aquí, os descarguéis estos consejos y lo pongáis en algún lugar que veáis cada día (la pared de vuestra habitación, la puerta de la nevera…) para que el buen humor esté presente cada día.

Feliz lectura y feliz verano

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>